Casinos de Huelva

PATRIMONIO y PLACER, valores de los Casinos de Huelva. La página de los Casinos en la Red

Lecturas casineras 25: Terenci Moix

Publicado en el diario “Huelva Buenas Noticias”,
en la serie “Lecturas casineras”

14-noviembre-2020


Miguel Mojarro

Ramón Moix Messeguer, Terenci Moix para los amigos cercanos o lejanos, (nombre que tomó del poeta romano Terencio, el autor de comedias romano, cartaginés y compañero de Plauto en los libros de texto), nació 1942, la víspera de Reyes, como anticipo del regalo de su vida.

Conocido por todos los aficionados a la televisión, al cine y a la literatura, parecía que él nos conocía a nosotros, por su aportación a placeres universales, como el cine, la novela, la historia y los mitos de todos. Porque Terenci era un cultivador de mitos, no sólo para él, sino para justificar que lo fueran nuestros también.

Una vida convertida en un almacén de datos, comentarios, citas, imágenes, … a la altura de otros “maniáticos” del séptimo arte (Berlanga, Pasolini, Garci, Eduardo Torres-Dulce, Javier Comas, … ). Íntimo de Pier Paolo Pasolini y de Nuria Espert (¡vaya dos!), su vida estuvo llena de imágenes y mitificaciones de personajes que no eran admirados, sino ejemplos en los que personalizaba su afán de placer estético y artístico.

Pero colocados en la Historia, que era el fundamento de su “religión” personal. Y en Egipto, su lugar, el sitio en el que quería morir y en el que reposan parte de sus cenizas. En la bahía de Alejandría, por la parte del Faro famoso y mítico. En Terenci el mito era devoción.

Enciclopédico y ambicioso, sembró en terrenos diversos del placer: Novela, historia, cuentos, memorias, viajes, ensayo, … y cine. Comprador compulsivo de cuantas cosas interesante encontraba en internet o en las librerías de viejo, sembró su vida de saberes y documentos en que basar su siempre rigurosa información y opiniones.

Y se volcó en la literatura. Escribía gran parte del día y de la noche,  acompañado siempre por un cigarrillo y por su propio interior.

Nosotros, los humanos, le reconocimos valor literario con el Premio Planeta de 1986, Premio Pla en 1969, el Premio Fundación José Manuel Lara a la mejor novela de 2002, … y más reconocimientos que pueden verse en Internet, que no es cosa de que yo ponga la lista aquí. A buscar, que es gratis.

Pero perdió su propia identidad echándose en los brazos del cine y los ordenadores. Eran sus amantes confesos (Además de otros), que no son malos compañeros del asueto. Su colección de películas y material cinematográfico era inmensa, mas allá de lo que consideramos normal entre nosotros. Pero Terenci no era normal. Mas bien era increíblemente apasionado. Pasión por el cine, por la historia, por la música, …

Entraba en Internet continuamente, buscando cosas y libros que le seducían, pujando en las subastas, que eran la fuente de libros y música de cine.

Hasta en la habitación donde estaba postrado, el portátil (tenía en casa media docena larga de ordenadores), los reproductores de DVD y videos, las fotos de sus mitos y amigos, carteles de cine, … , eran los compañeros traídos de su vida personal.

Hasta que en 2003 su hábito desmesurado de fumar le pasó factura lógica y esperada. Murió de un enfisema pulmonar.

Nos dejó, tal vez tan lleno de cine, que se fue a un lugar mas adecuado y fantástico.

Los hombres de aquí, somos tacaños a veces con quienes tanto nos han dejado, generosamente y teñido de placeres del asueto, el mas grande. (Éste sí).

Tan solo le hemos otorgado algunos premios y menciones a cambio de sus magníficos escritos y reseñas de cine. Nadie ha escrito cosas sobre el cine tan atractivas como él. Tal vez la fantasía pinte sus palabras e imágenes, pero es que el cine es eso: Fantasía, imágenes que seducen, mitos que impregnan nuestra vida.

Nadie como Terenci lo ha vivido y nadie como él lo ha contado.

Por décadas, nos ha dejado cuatro libros que pueden ser motivo del mas profundo placer para los que hicieron (hicimos) del cine el protagonista de nuestro ocio. Cuatro décadas que han sido el cuadro de honor de la calidad en el séptimo arte: años 30, 40, 50 y 60.

En El Repilado existe un proyector de cine, de los de antes, con el que los sábados se podían ver las películas de la época, porque no había salas de proyección en muchos kilómetros a la redonda. Eso sí, cada espectador tenía que llevar de su casa una sillita porque corría el riesgo de no tener asiento.

Eran los tiempos de nuestros ídolos, porque los de ahora no son tan magníficos, ni tan estéticos, ni tan “valiosos”, ni tan … ni tan todo. Los ídolos de ahora son, en su mayoría, efímeros, ocasionales, hijos de la moda, … Aunque algunos se salven: Banderas, DiCaprio,  Gonzalo Gómez, Ricardo Darín, … y pocos más.

Los que llenan las páginas de Moix, son para siempre, permanentes, … inmortales, como dice Terenci. “Mis inmortales del cine”, los llama él.

Podré ser tachado de tendencioso, pero declaro mi militancia en ese club de amantes del cine que entre los años 30 y los 70 sembró de calidad las pantallas de nuestras salas de proyección. Y las modestas de los casinos, como el de El Repilado, que proyectaban, entre humo y crujir de pipas, obras maestras de las de esos años. Ya no volverán, pero las tenemos. Entre otras razones, porque existieron idealistas como Terenci Moix que dedicaron su vida a recogerlas e inmortalizarlas para nosotros.

“Mis inmortales del cine”, para leer donde quieras, pero te sugiero El Repilado, un lugar entre bosques y aguas que cantan, que tiene un proyector que enamora.

Reliquia del cine, como los “Inmortales del cine” de Terenci Moix.

Grupo Azoteas

azoteas.g@gmail.com

casinosdehuelva@gmail.com

www.casinosdehuelva.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 21 noviembre, 2020 por en Publicaciones.
A %d blogueros les gusta esto: